Guía del nuevo inquilino: alquilar un piso sin riesgos

Publicado el 29 julio 2016


Alquilar un piso
conlleva una serie de riesgos tanto para el propietario como para el inquilino, por lo que ir preparado es la mejor opción para ambos. Hoy vamos a mostraros una guía del nuevo inquilino, en la que nos centraremos en todos los puntos a tener en cuenta al ir a ver un piso, para evitar todo tipo de sorpresas desagradables.

alquilar-salon-escaleras

  1. Tener claro qué gastos van incluidos en el alquiler. A veces los gastos de comunidad y luz están incluidos, y otras veces no incluyen nada, o ni siquiera tienen dado de alta algún servicio básico. Este es un punto que se debe aclarar lo antes posible, pues un malentendido puede dar lugar a muchos quebraderos de cabeza.
  1. Comprobar si se encuentra en una zona tranquila. Al margen de las preguntas que se deben hacer al propietario, antes de alquilar un piso conviene dar una vuelta por la zona, y comprobar si hay muchos bares nocturnos, parques infantiles, o zonas de fiesta, para poder prevenir cualquier tipo de ruido molesto, y tener claro si se trata de una zona tranquila.
  1. La cuantía de la fianza. A la hora de alquilar un piso sin riesgos, muchas veces olvidamos cosas básicas como la fianza. Es muy normal que al entrar el propietario solicite un pago que se devolverá al final del contrato, pero no debería ser superior a tres meses de renta. De ser así, no tendría ninguna justificación, y podría dar lugar a problemas.
  1. Comprueba que todo está en buen estado: muebles, electrodomésticos… Esto es de especial importancia para evitar que posteriormente el casero quiera cobrarte por algún desperfecto que no has causado.
  1. El contrato debe dejar claro quién se hace cargo de los pagos en caso de averías. Generalmente los propietarios se ocupan de los pagos en caso de averías de electrodomésticos, o desperfectos que se deben al uso normal. Es necesario que en caso de ser así, figure en el contrato. Alquilar sin riesgos conlleva que ambas partes están lo más protegidas posible ante cualquier imprevisto. En OCU ofrecen un modelo de contrato con las cláusulas más recomendables para ambas partes: http://www.ocu.org/vivienda-y-energia/alquiler/modelos/contrato-de-arrendamiento-de-vivienda458474

casita

  1. ¿Hay humedades en alguna habitación? Esto puede dar lugar a problemas graves, tanto en la infraestructura general de la casa, como para personas con alergias a los hongos. Revisar todas las habitaciones, y preguntar al propietario si son habituales los problemas de este tipo es más que recomendable.
  1. ¿Está bien comunicado? Este punto es esencial en ciudades grandes. Comprueba si hay cerca paradas de bus, metro, si se encuentra próxima una calle principal… Una vez lo hayas alquilado sin inconvenientes, agradecerás haber estado en todo.
  1. ¿Se alquila amueblado? En algunas ocasiones, los caseros muestran el piso amueblado en las fotos, pero realmente lo alquilan amueblar. Esto puede ser determinante a la hora de decidir si alquilar un piso o no, por lo que más vale no quedarse con dudas.
  1. Inventarios de muebles. En los pisos amueblados, es bastante común que el propietario solicite la firma de un inventario de muebles al inquilino, esto es así para garantizar que cuando abandone el piso, no faltará ninguno, o que estarán en buen estado. En este caso, revisa que sea cierto que están todos, y que no tienen desperfectos.
  1. ¿Cómo se actualiza la renta? En algunos casos, los propietarios ofrecen un precio mensual que solo se mantiene durante el primer año, y después lo aumentan según el IPC. Este aspecto debe quedar claro, en especial para inquilinos que busquen un piso para una larga temporada.

alquilar-casa

Comparte esto con tus amigos:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Enviar por email a un amigo
Suscribete a nuestro blog y te enviaremos una notificación cuando publiquemos un post como este:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *