Era verdad: se acaban

Nos vamos a quedar todos sin vivienda

Publicado el 11 mayo 2016

Estos últimos meses estamos asistiendo a la publicación de noticias relacionadas con el mundo inmobiliario cada vez más extrañas e inverosímiles. Y es que como ya hemos comentado en otras ocasiones, hay algunas noticias “patrocinadas por” que no hay quien se las crea. Hoy traemos una de las que llaman la atención:

Treinta horas de cola para comprar un piso“Una treintena de personas espera durante horas para reservar una vivienda de una nueva promoción junto a la avenida de Francia de Valencia – El primero de la fila se quedó sin vivienda en la urbanización vendida en 48 horas en Alfahuir y quería «asegurar»”.

Que un grupo de personas hagan cola o incluso hagan noche para conseguir un piso en la España post-burbuja (2016) puede parecer un comportamiento extraordinariamente extraño e irracional, pero la historia está repleta de casos similares. Por ejemplo, alrededor de 1636 se dio en Holanda la Tulipomanía. Según cuenta la historia, el precio de los tulipanes comenzó a subir por varias causas (ver artículo de la Wikipedia) y la gente se volvió loca. El precio de un solo tulipán llegó a ser el mismo que el de una casa no-burbujeada en el Amsterdam de entonces. La locura llegó a tal punto que la gente pedía créditos al banco para poder comprar una de aquellas magníficas flores. Es más, se pedían créditos para poder comprar un contrato de futuros para que meses más adelante nos diesen una flor. De locos.

Tulip_Index

Pero al final pasó lo que tenía que pasar y lo que suele pasar en los casos de exhuberancia irracional: el precio de los tulipanes se hundió hasta casi tocar el cero, llevando una grave crisis económica a la zona de los Países Bajos y dejando a un montón de familias endeudadas de por vida. El resto de la historia continua hasta hoy en día, donde se puede conseguir una de esas flores por unos 2 €.

Otro caso paradigmático, esta vez relacionado con la burbuja de las Puntocom y en nuestro suelo patrio fue el precio al que se vendían las acciones de la empresa tecnológica Terra en el año 2000. Y si, decimos bien: “se vendían”. Porque se vendían como churros y llegaron a valer casi 140 € cada acción. Ya saben… vamos a crecer más que nadie… vamos a ganar muchísimo dinero… me las quitan de las manos… ¡¡y BOOM!! En solamente 7 meses los inversores que entraron al calor del “¡rápido que se acaban!” y del “compra que te forras” habían perdido casi el total de su inversión. Aquellos que aguantaron hasta su último día de cotización solamente perdieron el 97% de lo invertido.

Burbuja puntocom Terra

Es cierto que el hecho de que los tipos de interés estén al 0% está contribuyendo a que se recaliente el mercado de la vivienda, pero ¿qué ocurrirá cuando Super Mario decida que se acabaron las inyecciones monetarias y los tipos de interés por los suelos?

Mario-Draghi

Comparte esto con tus amigos:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+ Enviar por email a un amigo
Suscribete a nuestro blog y te enviaremos una notificación cuando publiquemos un post como este:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *